Desde octubre de 2017, Google está premiando en su posicionamiento SEO a aquellas páginas web que tengan un certificado SSL (Secure Socket Layer). Aquellas que no estén protegidas con dicho certificado son penalizadas en su algoritmo de posicionamiento. En otras palabras, si nuestra página web no tiene certificado SSL, va a ser muy difícil que alguien nos encuentre por Internet.

No se trata de una medida caprichosa, sino de un intento de aumentar la seguridad de nuestros datos y de nuestras transacciones en la web.

¿Qué es el certificado SSL que nos pide Google?

El certificado de seguridad SSL es un protocolo de seguridad que certifica que la página en la que se está navegando es confiable y segura, de forma que cualquier dato que se ingrese en ella estará cifrado y protegido y no será leído por terceros. Se basa en algoritmos de «clave pública» y «clave privada». Esto garantiza, por ejemplo, que nadie va a «capturar» el número de nuestra tarjeta de crédito cuando hacemos una transacción electrónica.

Los certificados SSL son emitidos por autoridades de certificación (VeriSign, Thawte, GeoTrust, RapidSSL) y tienen un periodo de validez, pasado el cual deben renovarse. Contienen el nombre del titular, el número de serie del certificado y su fecha de expiración, la firma digital de la autoridad de certificación y la clave pública que permite descifrar los datos.

Ok, Google. Aquí tienes SSL

Sabemos si una página dispone del certificado SSL porque en su URL aparecerá una “s” de “Secure” detrás de “http” y un candado al lado indicando que la página web está protegida:

Google SSL

Hoy en día es absolutamente aconsejable no pinchar en páginas cuya dirección comienza por «http».

En Cordero y Asociados puedes conseguir ya tu certificado SSL para proteger tu página web y aumentar tu posicionamiento SEO en Google.

Presupuesto GRATIS

LLAMA

915 500 694